¡Chichín! “¡La Vida no es Así!”

Típica frase que escuchaba en los albores de mi adolescencia…. Frase que me encantaba cuando con un tono entre burlón e irónico se deslizaba de los labios de esas tías sabias, mujeres ricas en experiencias, con residuos emocionales similares a tapices multicolores, con el humor reposado que dan los años y de cuyos labios, tras una sonrisa picarona salían susurros de: “¡La Vida no es Así!”, refiriéndose a la simpleza o despreocupación tan usual de aquella frescura juvenil.  Aunque podía resonar a sentencia, a mis oídos llegaba como la más maravillosa de las aventuras por descubrir. A pesar de que el adolescente “adolece”, el mundo era un gigante que estaba por ser descubierto con un sinfín de posibilidades y probabilidades.  Sin consciencia estábamos dispuestos al ensayo y error, al riesgo, a la aventura, a la exposición a lo azaroso.  Tal vez por eso la vida no sería así para quienes más allá de la edad, encasillados por estructuras y creencias limitantes decidían “morir” una vida en vez de “vivir” una vida, como canta Marilina Ross*, honrar una vida…

M: Es como cuando un día cazas cinco moscas y tú crees que siempre vas a tener la misma suerte, Chichín.

Ch: Acuérdate que yo no creo, tú crees que yo creo.

M: Bueno, pero de todos modos, “La Vida no es Así”, Chichín, aunque yo crea que tú crees y no creas.

Ch: ¿Y cómo es la vida?

M: Marilina Canta:

No, permanecer y transcurrir no es perdurar,  
no es existir, ni honrar la vida.  
Hay tantas maneras de no ser,  
tanta conciencia, sin saber, adormecida.  
Merecer la vida no es callar y consentir  
tantas injusticias repetidas.  
Es una virtud, es dignidad,  
y es la actitud de identidad más definida.  
Eso de durar y transcurrir no nos da derecho a presumir  
Canciones de Marilina Ross

porque no es lo mismo que vivir honrar la vida  
No, permanecer y transcurrir no siempre  
quiere sugerir honrar la vida.  
Hay tanta pequeña vanidad  
en nuestra tonta humanidad enceguecida…  
Merecer la vida  
es erguirse vertical más allá del mal de las caídas.  
Es igual que darle a la verdad  
y a nuestra propia libertad la bienvenida.

Ch: ¡Miaouuuuuuu! O sea que aquellas que decían que “La Vida no es Así”, ¿honraban la vida?

M: Por el eco de aquellas palabras podría afirmar que la honraban y que era eso lo que querían transmitir. Porque para honrar la vida, “vivirla” y no “morirla” se requiere un tanto de osadía, un toque de consciencia, una pizca de objetividad y toneladas de humor y alegría.

Ch: ¿Y eso en dónde se compra?

M: Eso no se vende, SE VIVE.

Y Tú Honras tu Vida?

*Marilina Ross, Cantautora Argentina

“La Ilusión de Cazar Moscas”

En algún lugar de nuestro corazón, en mayor o menor medida, todos, tenemos diariamente la ilusión de cazar moscas. Y somos tan insistentes en querer cazarlas que la frustración por no poder hacerlo es directamente proporcional a la insistencia.

¿Qué es? ¿Hombre o mujer?

¿Qué es? ¿Hombre o mujer?

Esta insistencia está basada en lo que con obstinación creemos que se va a dar, sustentado por una percepción relacionada con la interpretación errónea de los datos que aportan los sentidos.

Aunque le dijera a Chichín que cazar moscas es una de las hazañas más difíciles para él, igual lo seguiría haciendo porque ve las moscas cómo se mueven, las ve saltar de un lado a otro, trata de ganarles en velocidad haciendo  honor a su instinto cazador, pero cuando está justo a un milímetro de alguna de sus presas, se le escapa, desaparece de tal forma como si nunca hubiera estado allí,  y Chichín maúlla como cuando un niño llora al no conseguir lo que quiere.  ¿Frustración en el mundo de los Chichines?

Parece que somos Chichines para manejarnos en el mundo de las ilusiones, recurrencias y frustraciones y me pregunto: ¿Desde dónde nos parecemos? ¿Será que las partes instintivas de nuestras emociones nos llevan a recurrir en lo imposible? ¿O la parte cognoscitiva de las emociones buscan la experiencia una y mil veces para aprender a través de la emoción?  Lo cierto es que nos parecemos a los Chichines. Y hasta donde yo sé los Chichines no tienen consciencia.

Hay cosas que sabemos que son ilusiones y las ilusiones son como los oasis en los desiertos.  Sin embargo, aún sabiendo lo que es una ilusión nos embarcamos en titánicas hazañas para lograr lo que sabemos que no vamos a lograr o que no será como lo estamos viendo o esperando.  Como afirma Osho*, para mí el místico más brillante de nuestra historia, “Ninguna ilusión perdura frente a la realidad; la realidad la destruirá tarde o temprano.” Entonces ¿De qué se trata? ¿Porfía? ¿Deseo? ¿Necesidad? ¿Obstinación? ¿Obsesión? ¿Capricho? Sabemos que las moscas son casi imposibles de cazar, pero hay algo más fuerte que genera una atracción magnética a reincidir.  

Es parte de la vida vivir con esperanzas e ilusiones que nos dan ánimo para seguir adelante, siempre y cuando la esperanza se fundamente en algo real.  Por lo que veo, en algún momento Chichín lo va a conseguir debido a su instinto cazador, y eso es real, pero cuando intenta cazar las sombras que se mueven en la pared…

...entonces, ¿Es real o no lo que veo?

...entonces, ¿Es real o no lo que veo?

CH: ¡¡¡Pero yo veo las sombras!!!

M: Sí, están y no están…  Tarde o temprano te darás cuenta…

 

Ch: ¡Miaouuuuu!

M: ¡No insistas con las moscas, se mueven muy rápido! ¡Basta!

Ch: ¡¡¡Déjame jugar!!!

M: ¿Y por qué maúllas tanto?

Ch: Es parte del juego…

M: ¿No te frustras?

Ch: No, eso es humano. Y los humanos se olvidaron que la vida es un juego… 

      …Un juego de Ilusiones…

 

 

 

*Osho; Pepitas de Oro

“De Gatópolis a Godland”

“Las Creencias Vienen de Pensamientos y los Pensamientos se Pueden Cambiar.”

 

M: ¿Quieres hacer un viaje maravilloso a las profundidades de tu ser?

Ch: ¡¡¡¿Qué?!!!“¡¡¡Yo quiero ir a “Gatópolis!!!”

M: ¿Y dónde queda “Gatópolis”?

Ch: Ahí donde va toda la gente y donde dicen que se encuentra la felicidad y no hay sufrimiento. Al mundo exterior, donde hay muchísimos estímulos, ropas, casas, gatas lindas, los mejores pellets, autos, joyas, juguetes para gatos, los mejores colegios para gatos, gatonetas, las mejores universidades para gatos humanos, pelotitas de colores, computadores, equipos de música…, los más deliciosos patés, centros de estética gatuna donde te atienden con aromaterapia para mi delicada sensibilidad; locales, locales, locales, comprar, comprar, comprar, comer, comer, comer, tomar, tomar, tomar, comprar mucho porque ahí está la felicidad en ¡Gatopolis!  Como se consigue todo, nadie sufre y nadie se enferma. Además, en todos esos lugares te garantizan que puedes tener la vida asegurada, para ti y para toda tu descendencia, porque también dicen que se te acaban los problemas o no sé si se te acaban, porque no entendí muy bien, pero parece que te distraes y se te olvidan.  Hay seguros de salud para animales y todos los seguros que te puedas imaginar. Y como yo quiero aprender para no cometer los mismos errores de todos mis antepasados infelices gatos humanos,  ¡¡¡Quiero que me lleves!!!

M: Ahora no te voy a llevar a Gatópolis.  Vamos a hacer otro viaje a un lugar que tampoco conoces que se llama Godland y al final del recorrido si quieres, te llevo a Gatópolis y si no te gusta o no lo prefieres, no vuelves nunca más a Godland.  ¿Sí?

Ch: Miaouuuuu…

M: Apóyate sobre mi pecho y cierra los ojos…

¡¿Y esto qué es?

¡¿Y esto qué es?

 

 

 

 

 

 

 

Primero oscuridad…, luego todo se tornó de un color naranja oscuro, color ladrillo…  Allí estuvimos un rato observando ese color, casi nos quedamos dormidos y de repente algo se empezó a mover.  Si fijábamos la mirada parecía que algo se iba acercando. ¡¡¡SÍ!!! ¿Qué es? ¡¡¡Es un ojo!!!! Y detrás del ojo se comenzó a perfilar un rostro, no sabíamos quién era, pero estaba entretenido, era como ver en tridimensional; y después vinieron más ojos y más caras, muchos rostros humanos y era maravilloso porque en un comienzo no se veía la cara completa, ni siquiera te dabas cuenta qué era lo que estabas viendo, tal vez una nariz y a partir de allí aparecía el resto…  Pero si movíamos un milímetro la vista perdíamos la imagen…  De repente visualizamos un círculo y al intentar mirar hacia adentro, repentinamente se abre una compuerta y comenzamos a viajar a muchísima velocidad, era un túnel del mismo color ladrillo y era tan fuerte la velocidad que no lográbamos ver qué había en el trayecto hasta que nuestros ojos pararon, algo así como frenar casi sin pensar, la imagen se detuvo y comenzamos a visualizar a lo lejos castillos, construcciones de todo tipo, era una ciudad, una ciudad maravillosa, como de cuentos de hadas, enorme…

 

 

¡Miaouuuuuu! ¡Es alucinante!

¡Miaouuuuuu! ¡Es alucinante!

Queríamos investigarla pero algo nos empujó de vuelta al túnel y otra vez a toda velocidad y otra vez otra ciudad…  Allí sí, acercamos nuestra mirada y vimos algo así como seres humanos viviendo en lo que eran sus casas, pero eran humanos de arcilla que se movían…  Era todo tan nítido que creímos que teníamos los ojos abiertos… Y de repente… el vacío, la nada… y una paz inexplicable que…parece que ahí nos quedamos dormidos…

 

¡¿Yesto está en mi?!
¡¿Y esto está en mí?!

Como dice Osho*,    “…cuando ves el océano desde la playa no puedes apreciar su profundidad ya que sólo ves las olas. Pero el océano no es sólo las olas…; las olas no pueden existir sin el océano, mientras que el océano, en cambio, puede existir sin ellas.  Quien quiera saber la profundidad del océano tendrá que sumergirse y bucear en él.”   Y allí no hay deseo de lo externo y se puede  viajar a esas profundidades a buscar paz, aventura, luz, cada vez que uno quiera para comprender muchas cosas que desde el exterior son confusas o que agobian, o simplemente a experimentar las profundidades del ser en sus diferentes niveles y dimensiones.

 

 
 
¿Por qué cuesta tanto creer que la felicidad se encuentra sólo en el exterior y en todo lo que nos da seguridad?  ¿Será porque creemos que no tenemos tiempo, cinco, diez o quince minutos diarios para nosotros mismos? ¿Será que sentimos miedo a lo desconocido? ¿Será que nos creemos tan importantes que si soltamos la siniestra maquinaria de la que nos hicimos dependientes, el mundo no va a funcionar?
¿Por qué tanta resistencia a cerrar los ojos y permitir la introspección?  ¿Es miedo a sentir? ¿A ver la vida con claridad? ¿O a las consecuencias que se deriven de lo que vea, y sienta miedo a cambiar?
 

 

 

Un viaje a las profundidades del ser no requiere de técnicas especiales, sólo cerrar los ojos y esperar sin expectativas.  Además, quedarse sólo en lo externo evoca una sensación de asfixia y de no poder escapar de una maquinaria que nos exige cada día más y más, con sensación de caos sin salida.  En cambio, cuando navegamos por nuestro interior se vive una sensación de libertad total, porque está todo por conocer y descubrir.  Porque allí existe el lugar donde están todas las respuestas.

 

M: ¡Chichín vamos!  ¡Voy a Gatópolis a buscar tu paté ahumado preferido!
¡¡¡Shhhhhhh!!!

¡¡¡Shhhhhhh!!!

CH: ¡¡¡Shhhhhhh!!! ¡¡¡Estoy en Godland…Silencio!!!! Por favor, no interrumpas mi viaje!!!

M: ¡¡¡Eran sólo veinte minutos!!!  ¡¡¡No dos horas!!! ¿Y tus antepasados gatos humanos?
CH: ¡¡¡Shhhhhhh!!!
*Osho; “El ABC de la Iluminación”
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Hello world! “El Chichín come Filete”

 

¿Todos los Chichines serán gatos?

¿Todos los Chichines serán gatos?

 

A medida que nos vayamos conociendo quedará más claro el título del blog, justamente por eso estamos aquí… como escribió mi tan admirado poeta Mario Benedetti, “Desmitifiquemos la Vía Láctea”…  Y si se puede desmitificar la vía láctea, se pueden desmitificar muchas cosas, por ejemplo que “El Chichín* come Filete”, o verlas desde otras perspectivas. Puede que haya comido filete algún día, pero son esas cosas que en la medida que le damos crédito pasan a formar parte de las mitologías personales, familiares y hasta universales.  ¿Cuántas son nuestras mitologías? ¿Con cuántas creencias marchamos por la vida creyendo que son nuestras? ¿Cuántas son las cargas que se derivan de las creencias que fueron impuestas por otros? ¿Cuántas de esas creencias son funcionales para la forma en que vivimos y por eso no las queremos soltar?

 

En definitiva, ¿Qué tanto estoy viviendo el presente desde el pasado y con miedo hacia el futuro?

Por ello los invito a bucear conmigo en el alma humana para descubrir compartir y comentar los mitos, creencias y programaciones con los que funcionamos como autómatas creyéndonos hasta lo que no nos podemos creer.  Porque una de las más grandes mentiras es creer que no mentimos. Y desde la definición corriente de mentira en cuanto a deformar o en ciertos casos disimular la verdad, o lo que se cree que es la verdad, es posible que no mintamos, pero si estamos “Dormidos”, viviendo como autómatas somos todos mentirosos. La mentira llena toda nuestra vida y como dice Ouspensky:* “La gente finge saber toda clase de cosas sobre Dios, sobre la vida futura, sobre el universo, sobre el origen del hombre, sobre la evolución, sobre todas las cosas; pero en realidad, nada sabe, ni siquiera sobre sí misma.” Por lo tanto, cada vez que hablamos de algo que ignoramos como si supiéramos, estamos mintiendo.

Bueno, después de esto creo que el tema acerca de que “El Chichín coma Filete” es como juego de niños en el juego de las mentiras. ¿Cierto?  ¿Seremos como el arquetípico Chichín?  Espero que me cuenten y nos vemos en la próxima mentira… pero sin mentiras…

*Ouspensky; Psicología de la Posible Evolución del Hombre.

*Chichín; Gato Mítico que iremos descubriendo juntos.

 

  • AMOR


    "Te sorprenderá saber que el término inglés "love" (amor) proviene de la palabra sánscrita lobha; lobha significa avaricia. Puede que sólo sea una casualidad que la palabra inglesa love derive de una palabra sánscrita que significa avaricia, pero me temo que no es una simple cincidencia. Debe de haber algo más misterioso tras ésto, debe de haber alguna relación alquímica. De hecho, la avaricia asimilada se convierte en amor. Es la avaricia lobha bien asimilada la que se convierte en amor.

    El amor es compartir, la avaricia es acumular. La avaricia siempre exige y nunca da; sin embargo, el amor sólo conoce el dar y nunca pide nada a cambio; es un compartir sin condiciones. (Pero no abuso)Debe de existir alguna razón alquímica para que lobha se haya convertido en love en inglés. Lobha se convierte en amor en lo que se refiere a la alquimia interior. OSHO
  • LOS QUE SE ANIMAN A POSTEAR!!!

  • Autoconocimiento, Libertad Interior, Evolución, Esoterismo, Energía, Aura, Chacras

  • VISITAS AL BLOG

    • 18,319 hits
  • ENTRADAS

  • POSTS MÁS VISTOS

  • Páginas

  • LO MEJOR DEL MÍTICO CHICHÍN

  • ADICCIONES – SÍNTOMAS PSÍQUICOS DE ENFERMEDADES QUE SE MANIFIESTAN EN EL CUERPO FÍSICO


    BULIMIA "Vivir es aprender. Aprender es asimilar principios que hasta el momento sentíamos ajenos al YO. La constante asimilación de lo nuevo ensancha el conocimiento. Se puede sustituir el "alimento espiritual" por "alimento material", el cual sólo provoca el "ensanchamiento del cuerpo. Si el hambre de vida no se sacia con experiencias, pasa al cuerpo y se manifiesta como hambre de comida. Y es un hambre que no puede saciarse, ya que el vacío interior no puede llenarse con comida. El amor es apertura y aceptación: el bulímico busca amor, afirmación, recompensa, pero por desgracia en el plano equivocado."

    ALCOHOL "El alcohólico ansía un mundo sin penas ni conflictos. El objetivo en sí no es malo, lo malo es que él trata de conseguirlo rehuyendo los conflictos y problemas. Él no está dispuesto a encararse con la conflictividad de la vida y resolverla con esfuerzo. Con el alcohol adormece sus conflictos y problemas y se pinta un mundo sano. Generalmente el alcohólico busca también el calor humano. El alcohol produce una especie de caricatura de humanidad al destruir las barreras y las inhibiciones, borra las diferencias sociales y provoca una rápida camaradería, a la que, desde luego, falta profundidad y solidez. El alcohol es la tentativa de apaciguar el deseo de búsqueda de un mundo sano, feliz y hermanado. Todo lo que se oponga al ideal hay que ahogarlo en vino."

    DROGAS "El hachís (marihuana) tiene una temática similar a la del alcohol. El individuo huye de sus problemas y conflictos a un estado agradable. La marihuana le quita las aristas duras a la vida y suavisa el contorno. Todo es más suave y los desafíos desaparecen. La cocaína y estimulantes similares tiene el efecto contrario. Mejora enormemente el rendimiento y, por lo tanto, puede proporcionar un mayor éxito. Aquí hay que examinar detenidamente el tema "éxito, reconocimiento, rendimiento", ya que la droga no es más que el medio de aumentar artificialmente la fuerza creadora. La búsqueda del éxito es siempre búsqueda de amor. El ser humano sólo tiene derecho legítimo a aquello que conquista con su esfuerzo. Por lo tanto, suele ser muy difícil controlar el nuevo espacio mental que nos abren las drogas y no ser invadido por él. Cuanto más se adentra uno al camino de la verdadera búsqueda, menos necesita de las drogas, desde luego. Todo lo que pueda conseguirse por medio de las drogas se consigue también sin ellas, sólo que más despacio. ¡Y la prisa es mal compañero de viaje!"
    Thorwald Dethlefsen